4 enero 2012 Desarrollo, Seguridad

Muere un bebé en su tacatá
Hemos hablado del peligro de los andadores o tacatá, un chisme que se vende en cualquier tienda de juguetes y puericultura, pero que resulta innecesario, contraproducente y muy peligroso para los bebés. Por desgracia seguimos teniendo que lamentar accidentes por culpa de estos aparatos.

En La Nación, diario de Puerto Rico, hoy se puede leer que el pasado día 1, un bebé de nueve meses falleció tras engancharse su andador con el cable de la cafetera. El agua hirviendo le causo quemaduras tan graves que su cuerpecito no resistió. No es una muerte directa por el andador, pero sí un ejemplo perfecto de uno de los mayores peligros de estos aparatos, la accesibilidad que le da al niño a cualquier lugar de la casa.

El andador no ayuda a caminar a los niños, al contrario, puede dificultarlo y ser malo para sus piernas. No es necesario en absoluto, los bebés tienen su ritmo, cada uno el propio. Deben ir superando etapas, que comienzan al poco de nacer con la sujección del cuello, el fortalecimiento del tronco, los esfuerzos por sentarse, aguantar esa postura, aprender a levantarse, sujetarse de pie agarrándose a algo, el gateo, etc. Esas etapas, sin ser obligatorio que experimenten todas, son la única ayuda que un niño sano necesita para andar.

Siendo prácticos, el tacatá ocupa mucho espacio, el niño puede golpear los muebles y las paredes con él. Si lo usamos para poder controlar al niño mientras hacemos otras cosas, es preferible cambiarlo por un parque, la trona, una hamaca, un saltador o una mesa de actividades. Así está seguro y entretenido. Después solo hay que dedicarle un tiempo a jugar libre con nosotros como participes y vigilantes.

Foto | Flickr-XSandro
Más información | Consumer

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Juan

    Hola mi nombre es Juan, escribo desde Perú. A mi hija de 1 año le regalaron un andador para empujar de marca Fisher Price. Ella aun está aprendiendeo a caminar. Hoy día mientras empujaba el andador se fué para adelante a toda prisa y se golpeo la cara, como resultado se le reventó el labio inferior. Siempre tuve mis dudas sobre este producto, pero lamentablemente hoy lo confirmé, son sumanente peligrosos. Y en la información del producto dice a partir de 6 meses (http://www.fisher-price.com/es_ES/products/57985).
    Me pregunto ¿como puede un bebé de 6 meses frenar al empujar un objeto que se desliza sobre ruedas, si ni siquiera puede controlar bien su cuerpecito? Las autoridades internacionales debería prohibir definitivamente la venta de estos artículos.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 enero 2012
  2. Soy Padre: Andadores ¿son recomendables? 11 octubre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *