5 enero 2010 Compras, Consejos, Lactancia

almohadillas refrigerantes para la lactancia

Las almohadillas de lactancia refrigerantes son un buen invento para el tiempo en el que dure la lactancia materna de tu bebé. Durante este periodo y, sobre todo hasta que ambos os acomodéis perfectamente, pueden surgir diversas molestias en nuestros pechos, que necesitaremos aliviar de la forma más natural posible. Es por esto que la marca pediátrica ‘Bebé Confort’ ha inventado este sistema que, aunque novedoso, sigue las pautas de toda la vida.

Se trata de aplicar frío o calor según se necesite. Por eso estas almohadillas podemos utilizarlas de ambas formas a fin de evitar complicaciones posteriores o dolores innecesarios.

La aparición de dolor puede deberse a causas variadas: una mala postura a la hora de amamantar, una exagerada acumulación de leche en los senos que hace que estos se encuentren tensos, muy calientes y excesivamente sensibles, etcétera. Además con unos pechos en tensión al bebé le será muy complicado sacar su alimento por lo que tendríamos que recurrir a un sacaleches para descongestionar esa acumulación láctea.

Para todos estos casos, y muchísimos más, estas almohadillas van perfectas. Si las utilizamos en frío nos pueden servir para calmar los dolores y molestias de forma rápida, piensa que el frío nos sirve de anestésico natural. Pero, en cambio, si los pechos están tensos lo mejor es utilizarla en caliente ya que el calor funciona como antiinflamatorio, reduciendo la tensión existente.

Se venden en packs de dos y las puedes encontrar en cualquier comercio dedicado al mundo del embarazo y del bebé.

Vía | Pequelia
Más Información | Bebé Confort

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *