24 febrero 2017 Lactancia

Pautas para tener presente

En ocasiones los bebés se despiertan en medio de la noche con hambre, pero mientras se los está amamantando se quedan dormidos, en ese momento podemos tener la duda de qué tenemos que hacer, si debemos despertarlos para continuar dándole el pecho o debemos dejar que se duerman pensando que se volverán a despertar dentro de unas pocas horas nuevamente con hambre.

Puede suceder que se haya quedado dormido mientras estaba comiendo si se ha quedado totalmente satisfecho. También puede pasar que se quede dormido ya que tiene dificultades de agarrarse de forma correcta al pecho.

Una buena medida en estos casos es interrumpir la succión y volverlo a colocar en el pecho para garantizarnos que su boca abarcará todo el pezón y volverá a succionar. Para interrumpir la succión suavemente se podrá colocar un dedo en su boquita por la comisura, ten en cuenta que si la separación es brusca el pequeño se podrá asustar y, también, podrá doler el pezón.

Puede pasar que se quede dormido ya que tiene dificultades de agarrarse de forma correcta al pecho.

Si se nota que entre la toma de pecho y pecho se quedó dormido se puede hacerle cosquillas en sus pies, hacerlo eructar o, en ciertos casos, cambiarle el pañal antes de ofrecerle el segundo pecho.

Uno de los errores que se comenten con mayor frecuencia durante la lactancia es incentivarlos a conciliar el sueño mientras amamanta, eso a largo plazo no es bueno porque cuando crezcan querrán mantener la misma costumbre antes de irse a dormir o a la hora de tomar una siesta. Debemos tratar de enseñarles que darle el pecho quede como una oportunidad de alimentarse y no solo para brindarle tranquilidad.

Desde la Academia Americana de Pediatría aconsejan brindarle a los bebés chupetes cuando tienen menos de un año a la hora de tomar las siestas y por la noche para reducir el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, en el caso de que el bebé no demuestre interés por su uso no se lo debe obligar a usarlo y si, al usarlo, se queda dormido y se le cae de la boca no será necesario volvérselo a poner.

En el caso de bebés que estén en edad de lactancia los chupetes podrán ser usados después de cada toma y cuando la lactancia se encuentre bien establecida con el fin de evitar la confusión tetina / pezón. Si el bebé se ha alimentado bien y no quedó con hambre se puede ofrecer un chupete, aunque lo ideal es solo usarlo en el momento de la siesta y a la hora de acostarse por la noche.

En el caso de los bebés recién nacidos tienen que ser despertados cada tres o cuatro horas hasta que estabilice su peso, esto puede suceder en las semanas de vida, después ya no existirá problema dejar al pequeño dormir más tiempo.

Los bebés más pequeños solo llegan a dormir unas cinco horas, en el caso de que duerma mucho por la noche seguramente estará más hambriento en el día y necesitará tener más tomas o con mayor frecuencia.

Vía | Kidshealth
Foto | Pixabay – 789083

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *