7 septiembre 2009 Consejos, Embarazo, Salud

algunas dudas laborales durante el embarazo

Durante la época gestacional es interesante que sigamos con nuestro ritmo de vida de igual modo, siempre que éste, evidentemente, no suponga un riesgo para la salud e integridad del feto. Por eso si somos mujeres trabajadoras y nuestra tarea nos gusta, nos hace crecer y nos sentimos realizadas, no tenemos que renunciar a ella. Dependiendo del puesto laboral que ocupamos, debemos saber que hay derechos que nos amparan y protegen a fin de conciliar, perfectamente, la parte laboral y nuestro embarazo. Aquí os dejo algunas dudas, a nivel laboral, que os puedan surgir:

  • Manipulación de productos tóxicos. Está demostrado que la exposición a radiaciones o manipulación de toxinas son peligrosos para el feto y, por lo tanto, es una de esas labores que se deben descartar durante el embarazo. Debes informar a tu médico, de inmediato, para que tu contrato quede suspendido por riesgo. Cobrarás el 75% de la base reguladora.

  • Asistir al ginecólogo en horario de trabajo. Avisando al empresario previamente, puedes asistir al ginecólogo siempre que esas visitas estén justificadas: exámenes prenatales o clases de preparación al parto.
  • Demasiadas horas de pie. Quizás te plantees pedir reducción de jornada si tu trabajo supone estar mucho tiempo de pie, pero resulta un tanto complicado a no ser que el médico te de la baja por riesgo en el embarazo. Lo que sí puedes hacer es pedir un cambio de puesto o una adaptación en ese mismo.
  • El trabajo nocturno. Si tu jornada laboral se desarrolla durante la noche, también puedes pedir que te modifiquen tu turno laboral, sobre todo si va acompañado con un justificante médico que recomiende este cambio debido a los riesgos que supone trabajar de noche.
  • Discriminación cuando se comunica el embarazo. Desgraciadamente sucede más a menudo de lo que pudiera parecer. Ante ello existen varias opciones: denunciar ante la Inspección de Trabajo o presentar una demanda en el Juzgado de lo Social. También puedes recurrir al comité de empresa o a un sindicato. Debes tener en cuenta que la ley protege, de forma especial, a las mujeres embarazadas. Si se demuestra que estás siendo discriminada por este estado, tienes derecho a una indemnización. En el caso de ser despedida, sería un despido nulo, por lo que tienes derecho a una reincorporación inmediata.

Vía | Ser Padres

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *