29 abril 2016 Nutrición, Salud

alergia a legumbres

Uno de los alimentos más completos y, por lo tanto, más necesarios en nuestra dieta, y en especial en la de los niños, son las legumbres. Precisamente este año, la Asamblea de las Naciones Unidas determinó nombrarlo como el Año de las Legumbres, con el fin de fomentar su consumo y concienciar a la sociedad de sus altas propiedades nutritivas. Pero, si bien, es un alimento especialmente rico, también es uno de los que pueden causar alergia.

Será nuestro pediatra el que nos informe de cuándo debemos introducirlo en su dieta, que generalmente se produce entre los nueve y doce meses. Lentejas sin piel, garbanzos o alubias, son algunas de las que primero aparecerán en el plato de nuestro pequeño. Se hará de forma paulatina para descubrir, si la hubiera, algún tipo de reacción alérgica.

Las legumbres más susceptibles a resultar alérgicas son las lentejas, los guisantes, el cacahuete y la soja. Las que menos las alubias en cualquiera de sus variedades: pinta, blanca o verde. En nuestro país, la alergia infantil a las legumbres se encuentra en quinto lugar, siendo la lenteja la que más problemas causa, seguida del garbanzo y del cacahuete. Curiosamente se da mucho más en los niños que en las niñas.

Las manifestaciones físicas para aquellos alérgicos a las legumbres son similares a la de otras alergias alimentarias: dificultad para respirar, granitos o ronchas en la piel, hinchazón en la garganta… Después de acudir al centro de salud y ser debidamente diagnosticado, los consejos serán eliminar ese tipo de legumbre de la dieta de nuestro niño, llevando especial cuidado con aquellos alimentos industriales que pueden contener algún tipo de traza.

Vía | AEPNAA
Foto | Pixabay – Jan_nijman

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *