22 abril 2016 Nutrición, Salud

alergia al huevo

Es posible que a partir de los nueve meses de vida de nuestro bebé, el pediatra ya nos vaya aconsejando que le vayamos introduciendo en su dieta el huevo. En muchos casos, algunos niños ya han tomado contacto con él a través de la leche materna, cuando la madre lo ha consumido. Su introducción se hará de forma paulatina, para que su cuerpo lo vaya asimilando poco a poco.

Según los datos que se manejan, el huevo es el alimento que más reacciones alérgicas causa en los niños. Suele aparecer alrededor de los 2 años y desaparecer antes de cumplir los 6. El huevo, junto con la leche de vaca, es el alimento que más afecta a los niños y, en la mayoría de casos, está relacionada con la dermatitis atópica, problemas digestivos o respiratorios.

Lejos de lo que pudiera parecer, es la clara del huevo la que más problemas causa ya que contiene una mayor cantidad de albúmina, que es la responsable del rechazo. Por eso lo mejor, en el caso de los bebés y sus primeros contactos con este alimento, es ofrecerle pequeñas dosis de yema cocida para ver como reacciona, e ir introduciendo, de forma paulatina el resto de componentes, siempre bien cocidos. También resulta curioso, en estos pacientes, que pueden tolerar cuando el huevo está cocido, pero no si está crudo o cocinado a medias.

El diagnóstico lo realizará, como suele ocurrir en los casos de intolerancias alimentarias, un alergólogo que le realizará las pruebas pertinentes para asegurarse que es así. El único tratamiento es evitar su ingesta, no sólo del huevo como tal, si no de todos aquellos otros alimentos que lo puedan contener, así que si te ves en este caso, tendrás que revisar las etiquetas de forma concienzuda.

Vía | AEPNAA
Foto | Pixabay – Stevepb

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *