16 agosto 2015 Noticias, Salud

Africa gana la batalla a la poliomielitis

Hace un año nos hacíamos eco de los problemas con la poliomielitis en algunos países de África y Oriente Próximo. Doce meses después la OMS anuncia que no se ha detectado ningún caso en África desde el 11 de agosto de 2014 en que se diagnostico en Somalia al último enfermo. En este momento solo hay dos países en el mundo en el que no se ha podido eliminar la polio ni siquiera temporalmente: Afganistán y Pakistán. En lo que va de año se han detectado 34 casos en estos países, según la OMS.

Aunque deben pasar dos años más sin casos diagnosticados para declarar la enfermedad erradicada en África, las noticias son muy buenas y, no son producto del azar. El año pasado la OMS al declarar la emergencia también puso en marcha una campaña global de vacunación y si todo sigue así habrá sido una gran victoria. Desde que se comenzó a luchar masivamente contra la polio, con vacunas, en 1988, los casos de parálisis infantiles por esta enfermedad se han reducido de 350.000 anuales a 359.

No entiendo como se puede poner en duda la eficacia de las vacunas con datos como estos. África suele ser el último reducto de las peores enfermedades, por motivos económicos y por la dispersión de la población en algunos países. Controlar tantos pequeños poblados y aldeas no resulta nada fácil. Por ello tanto la viruela, erradicada en 1977, y la peste bovina, cuyo último caso fue en 2001, dieron los últimos problemas en Somalia y Kenia respectivamente.

El camino no ha sido fácil, aunque los anti-vacunas occidentales no llegan a intoxicar en estas zonas si lo hicieron algunos por motivos religiosos. En el norte de Nigeria, hogar de la etnia musulmana Hausa, corrió el rumor de que la vacuna contra la poliomielitis esterilizaba a las chicas, que contenía productos derivados del cerdo y que contenía un virus que causaba SIDA. La vacunación se detuvo en 2003 y la polio fue extendiéndose a otros países y contagiándose entre peregrinos. Hizo falta mucho trabajo sobre el terreno, explicando directamente a la gente en su entorno en que consiste la vacuna y desterrando los mitos. Se invirtieron grandes sumas de dinero y se dedicó a muchas personas en la causa, incluidos algunos con secuelas por la polio. Al final se ha conseguido y aunque no se pueda aún tirar las campanas al vuelo, la noticia de la desaparición de la polio en África es maravillosa. Ojalá en dos años pueda declararse erradicada y que Afganistán y Pakistán completen la lista.

Vía | The New York Times
Foto | Flickr-Sanofi Pasteur

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *