5 julio 2012 Desarrollo, Entretenimiento

Aprendiendo a hacer fotos
Siempre se está buscando la forma de poder hacer cosas junto a tu hijo. Aquí aportamos una más, por si alguien pensaba que podía ser más complicada que cualquier otro juego o actividad conjunta.

El aprender el arte de la fotografía junto a tu hijo te posibilita esta actividad conjunta, así como el aprendizaje de algo nuevo en lo que los niños pueden aportar cosas tales como una visión más clara o asimilación de detalles tecnológicos. Son fáciles de introducir en la fotografía por ello.

Desde recién nacido hasta los tres años, el protagonismo del niño en las fotografías familiares con padres, hermanos, abuelos, etc, no sólo le hace ser el alma máter de las mismas, sino que le influye a mejorar su percepción de los conocimientos que necesita para la fotografía.

Hasta los dos años, el niño aprende a acostumbrarse a que los objetos y personas que desaparecen de su campo visual, no sean echados de menos por él. De ahí, que sea conveniente mantener ese acercamiento sobre lugares, objetos y personas a través de las fotografías, sobre todo para que el niño no las pierda de vista.

Cuando esta en torno a los tres años, el aprendizaje es tal que el niño puede estar preparado para hacer su primera fotografía. Ellos siempre intentan imitar a los mayores, y en eso no van a ser excepción. De esta manera, conseguimos mejorar el vínculo de acción con ellos en este campo. Las fotografías que se realicen lo estrecharán aún más.

De nuevo, actividades y aprendizaje se funden en uno. Siempre tenemos algo que hacer con ellos para compartir, enseñar y aprender. Todo eso quedará por siempre. Magnífica oportunidad para crear el mejor legado que podemos dejar a nuestro hijo.

Vía | xatakafoto.com

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 julio 2012
  2. Taller pedagógico dedicado a los menores de tres años 11 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *