13 marzo 2017 Embarazo, Salud

acido folico e hipertension

Un nuevo estudio relacionado con el embarazo y las consecuencias que después se transmiten a los bebés, nos llega desde Estados Unidos. Y es que la salud de la madre para el futuro de su hijo es fundamental, por lo que se deben valorar todos los riesgos, así como los hábitos o modo de vida que presenta la gestante, siendo conscientes que cualquier gesto puede resultar vital en el desarrollo de nuestro pequeño.

Dentro de esos cuidados extras que nos suele ofrecer el ginecólogo cuando vamos a realizarnos las primeras consultas del embarazo, es aconsejarnos tomar un suplemento alimenticio como es el ácido fólico. Con él nos vamos a asegurar que la salud de nuestro bebé será óptima, disminuyendo ciertos riesgos en su salud como puede ser la espina bífida, por ejemplo. Pero ahora, además, también se le ha relacionado con la hipertensión, especialmente si la madre presenta factores de enfermedad cardíaca.

El ácido fólico en el embarazo, fundamental para la salud del bebé

Estudios anteriores ya ponían de manifiesto que el riesgo de padecer hipertensión ya que producían desde los primeros momentos en el que se inicia la vida. Una madre que padece tensión alta o problemas de corazón, tiene mayor número de posibilidades de transmitírselo a sus hijos. Pero ¿cómo se puede evitar?

Este nuevo estudio, además de constatar este riesgo, también ha encontrado evidencias importantes entre la relación del ácido fólico y la disminución del riesgo. Según los autores de este estudio, encabezado por la doctora Xiaobin Wang, pediatra en la Universidad de Boston, este hallazgo podría ser vital para detener la proliferación de la hipertensión y enfermedades coronarias en los niños.

hipertension en niños

Ácido fólico efectivo si la madre presenta un riesgo de enfermedad cardíaca

Para llevar a cabo este informe se tomó como muestra a 1.300 parejas de madre e hijos desde el embarazo, nacimiento y a lo largo de 10 años, comprobando sus datos sanitarios y, en especial, su nivel de presión arterial. Estos datos se cotejaron con los niveles de ácido fólico que presentaba la madre durante el embarazo, así como otros factores de riesgo como la diabetes, obesidad o presión arterial de la madre.

Según estos datos, el 29 por ciento de los peques, entre los 3 y 9 años, presentaban una tensión arterial mucho mayor de lo recomendado. Comprobando que eran aquellos niños cuyas madres eran obesas, hipertensas o diabéticas antes del embarazo.

También se comprobó que a un mayor nivel de ácido fólico en la gestación, el riesgo de que los niños presentaran hipertensión a lo largo de su vida, se veía reducido en un 40 por ciento, especialmente en aquellas madres que presentaban algún tipo de riesgo de enfermedad coronaria.

Vía | Medline Plus
Fotos | Entre mujeres y El furgón musical

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *