7 diciembre 2009 Consejos, Ocio, Seguridad

abrigar a los niños para la nieve

Ya empieza a notarse la bajada de las temperaturas, es como si, de repente, hubiésemos entrado de lleno en el invierno y, con él, tuviéramos que replantearnos las salidas al aire libre que vamos a realizar con los más pequeños. La nieve ya empieza a hacer su aparición por algunos paisajes de nuestro país y, a tenor por los gustos infantiles y las vacaciones escolares que nos esperan, vamos a tener días libres para poder compartir excursiones allí donde los niños disfrutan y los mayores no se quedan cortos.

El frío no debe ser impedimento para que salgamos a pasarlo bien en plena montaña, compartiendo con nuestros bebés una experiencia que, seguramente, va a quedar grabada en su memoria eternamente. Lo único que debemos tener muy en cuenta es abrigarlos debidamente a fin de que, disfruten mucho, pero bien calentitos.

Igual que hacen los esquiadores profesionales, vamos a necesitar tres capas: ropa interior, capa intermedia y capa exterior.

  • La capa interior debe mantener el cuerpo seco y caliente, además de absorber la sudoración.
  • La capa intermedia debe abrigar aislando del frío, de este modo conservaremos el calor corporal. Aquí hablamos de un jersey, un forro polar, etcétera.
  • La última capa tiene que ser, sobre todo pensando en los niños, transpirable además de impermeable, de este modo estará protegido ante las inclemencias del tiempo.
  • Para cubrir las manos utilizaremos guantes impermeables pero que sean flexibles para poder manipular bien. Es importante que se le ajusten bien a las muñecas para evitar que les entre nieve. En cuanto a los calcetines los mejores son los de tejido térmico que se ajustan perfectamente al pie sin ser excesivamente gruesos. Además debemos acompañarlos de un buen calzado, deben ser unas botas impermeables, fuertes pero, igual que con los guantes, que sean flexibles a fin de darle libertad de movimiento al niño.
  • Para la cabeza lo mejor es un gorro que le cubra hasta las orejas y para el cuello una braga, es mucho mejor que una bufanda que se le puede enganchar por cualquier sitio.
  • Importante: protegerle de los rayos solares. Aunque no lo parezca y el tiempo esté nuboso, las quemaduras solares en la nieve son muy frecuentes. Así que lo mejor es ponerle bastante protección en la cara y en los labios.

Vía | Ser Padres

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *