11 agosto 2017 Embarazo

Mujeres con vientres pequeños al finalizar sus embarazos

Recientemente hemos visto como diferentes celebridades o it girls mostraron imágenes de sus embarazos en las cuales se puede ver panzas muy pequeñas y abdominales sorprendentes. En la siguiente entrada nos preguntaremos si esto es normal o podría generar complicaciones (en el bebé y en la madre).

Hasta hace algunos años pensar en abdominales y embarazo juntos parecía imposible, las nuevas tendencias parecen demostrar lo contrario. Seguramente recordarás el embarazo de la modelo Sarah Stage que tuvo lugar en el año 2015, en ese momento sus millones de seguidores en Instagram quedaron sorprendidos por ver como lucía su cuerpo en el primer embarazo. Si cuando llegó a los 9 meses su figura no cambió ni perdió sus marcados abdominales. Pero este no es el único caso, son cada vez más las mujeres que llegan a las 40 semanas de gestación con un vientre que parece de apenas tres meses.

Recientemente se pudieron ver fotos del segundo embarazo de Stage, siguiendo la misma tendencia. Otro caso conocido ha sido el de la bloguera Chontel Duncam quien levantó una gran polémica en su embarazo de 3 semanas, en las fotos ni siquiera parecería con un embarazo tan avanzado.

Cada vez son más las mujeres que llegan a las 40 semanas de gestación con un vientre que parece de apenas tres meses.

Muchas mujeres no llegan a aumentar de peso en el embarazo, o si aumentan de peso no llegan a tener una panza común y corriente, como la mayoría de las mujeres que se encuentran atravesando una gestación.

La doctora Sherry Ross (obstetra y ginecóloga) se refiere a estos casos, considerando que cada una de las mujeres lleva su embarazo de una manera diferente y que no a todas se les nota de la misma forma. Las mujeres que son más altas y que tienen un torno más largo podrían tener una panza menos prominente. A las mujeres más bajas se les podría notar más y en menos tiempo.

En general, las mujeres que están de 24 semanas o 6 meses podrían llegar a tener una barriga que ya es perceptible, salvo en algunas excepciones en donde la genética pareciera ser única.

Si se consulta a personas que son expertas en ejercicios consideran que la masa muscular abdominal tiene algo que ver en este sentido, ya que cuanta más firmeza poseen los músculos de esta zona más posibilidades de que el útero creciente no se note pasado varios meses de gestación. En los casos en que la zona abdominal no esté correctamente tonificada es más fácil que se note antes el embarazo.

No existe una panza que tenga una forma o un tamaño malo o bueno, esto dependerá de cada mujer en particular, lo importante es realizar los controles médicos para verificar que la salud del bebé y de ella esté en óptimas condiciones y para poder detectar los problemas a tiempo. Si la mujer realmente tiene un vientre mucho más pequeño de lo esperado podríamos estar frente a un bebé más pequeño que lo que es considerado como normal. En estos casos el médico podrá realizar ecografías con mayor frecuencia para verificar el óptimo crecimiento del bebé y descartar las posibles causas de preocupación.

Vía | Infobae
Foto | Pixabay – Afitilifemz

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *