2 julio 2012 Noticias

Primera fecundacion in vitro de la historia
Cuando hace algo más de 30 años, el ginecólogo británico Patrick Christopher Steptoe y el fisiólogo de reproducción Robert Edwards iniciaron el procedimiento de fecundación in vitro, no pensarían que a estas alturas del siglo XXI el número de niños nacidos ascendería a 5 millones.

La primera bebé nacida con este tratamiento fue la británica Louise Brown (en la foto), que está a punto de cumplir 33 años. Tras ella, hasta la actualidad, 5 millones de niños han venido al mundo con el procedimiento de fecundación in vitro (FIV).

Este dato será presentado en el vigésimo octavo Congreso Anual de la Sociedad Europea de Medicina Reproductiva que se celebra en Estambul. Estudios realizados sobre bebés nacidos por el FIV hasta el 2008, añadiendo un cálculo estimado hasta nuestras fechas.

El tratamiento de fecundación in vitro consiste en la estimulación previa de la ovulación de la mujer a base de hormonas. Los óvulos maduros son puncionados para, posteriormente, ser fecundados en laboratorio con espermatozoides del hombre. Una vez conseguid el embrión correspondiente, se transfiere al útero, donde se implanta por si mismo.

No obstante, no dejan de existir ciertas diferencias morales, legales y éticas respecto a esta técnica, que son contrarrestadas por planteamientos científicos. Cada año, 350.000 bebés nacen por este procedimiento, siendo el 0,3 por ciento de los 130 millones que nacen en todo el mundo.

No es un procedimiento barato, por lo que no todo el mundo puede acceder a él. Y algunas características de sus comienzos han ido modificándose, aún encontrando ciertas divergencias sociales. Se debe tener en cuenta que la FIV también puede dar lugar a riesgo cuando los embarazos son múltiples. Sin embargo, el número de embarazos múltiples (mellizos, trillizos) a raíz de la técnica se han reducido considerablemente desde sus comienzos hasta ahora.

5 millones de niños (con su previsión desde el 2008 hasta ahora) están en el mundo por la FIV. 5 millones de vidas que dan felicidad a sus padres por lograr ese objetivo y que dotan al mundo de más esperanza de vida en el futuro. Ese pequeño 0,3 por ciento es una aportación mínima, pero importante para que nadie baje los brazos creyendo que no tiene opciones de ser padres.

Vía | clarín.com

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *